image/svg+xml

La revolución digital y la situación económica de los últimos años han transformado el entorno de las administraciones públicas y el sector de la sanidad, situándolos ante desafíos hasta ahora inéditos.

Entre estos desafíos destacamos la necesidad de modernizar y reestructurar internamente el modelo (nuevas estructuras, enfoques, sistemas, procedimientos, etc.); adaptar el servicio a las nuevas tecnologías y buscar vías alternativas de ingresos que hagan su economía más sostenible.

Para llevar a cabo esa evolución se requiere de un modelo de gobierno inteligente, que permita a las administraciones una planificación orientada a resultados, con el objetivo de conseguir una mayor eficacia y eficiencia en la asignación y gestión de los recursos públicos.

Para seguir prestando servicios de calidad, adaptados a las nuevas necesidades de los ciudadanos y a las exigencias económicas actuales, las administraciones públicas y la sanidad han de cubrir aspectos también importantes como:

  • La mejora de la experiencia de cliente: el cliente digital espera usabilidad y agilidad a la hora de acceder a los servicios públicos. Inteligencia artificial, asistentes virtuales, chatbots son elementos que pueden formar parte de la interacción con el usuario y la administración pública.
  • Uso de tecnologías: el uso del blockchain, machine learning o el big data para predecir, prevenir, personalizar e implicar al ciudadano en las soluciones aportadas.
  • Mejorar la trasparencia y rendición de cuentas.

Qué hacemos

Afrontamos los procesos de transformación del cliente, con soluciones que se ajustan al momento de ciclo de vida de la compañía, sus recursos y necesidades, siguiendo las directrices estratégicas definidas en la matriz de negocio.