image/svg+xml

Tras la primera entrevista que realizamos a Alex Arriola, exdirector de SPRI del País Vasco, esta vez, en este espacio nos dedicamos a conocer más en profundidad la labor de Samanta Elgueta, Coordinadora de la Unidad de Estrategia tecnológica en HUB APTA (Chile).

Esta acción, enmarcada dentro de la iniciativa digital titulada “Momentum Est: VT-IC”, tiene como propósito desvelar y compartir la dimensión eminentemente práctica del uso de la Vigilancia Tecnológica y la Inteligencia Competitiva como palancas reales para la rentabilidad y competitividad en las empresas.

Samanta Elgueta tuvo “la buena suerte” de empezar a desarrollar su trayectoria en Vigilancia tecnológica e Inteligencia competitiva en un área específicamente creada para tal propósito. La misión inicial de dicha área de Vigilancia tecnológica era servir de apoyo para la detección de tendencias tecnológicas o investigaciones científicas en curso (tanto a nivel nacional como mundial), que podrían afectar a los negocios de todas las filiales de la corporación a la que servía.  Además, otro foco clave de trabajo del área en el que trabajaba Samanta era la búsqueda de proveedores, más confiables y beneficiosos para las diferentes divisiones.

En la entrevista Samanta destaca la visión a futuro que tuvo la corporación donde trabajaba, habiendo sido una de las primeras en Chile que creó un área específica de Vigilancia tecnológica en vez de contratar puntualmente estudios a empresas externas, que era el modo más habitual en aquellos años.

HUB APTA, plataforma estatal de transferencia tecnológica en Chile

En HUB APTA, la unidad de Estrategia Tecnológica que coordina Samanta desarrolla su actividad en colaboración con 15 universidades y 2 centros de investigación.

El caso de HUB APTA es un claro ejemplo de la apuesta del Estado por la Vigilancia tecnológica e Inteligencia competitiva, con el fin de “potenciar la transferencia tecnológica desde las capacidades de I+D+i que se generan en el país hacia el extranjero”.

La unidad de Estrategia Tecnológica aporta información y criterio para orientar los programas de investigación de las universidades y centros de investigación asociados, con el fin de no invertir fondos en proyectos e ideas que ya están en marcha en otros centros o países, y además, les facilita valiosas recomendaciones para reorientar sus iniciativas proporcionando mayores probabilidades de éxito diferenciador y superioridad competitiva.

Una manera de cuantificar el impacto de su trabajo es “no mal utilizar los recursos que el Estado proporciona para la investigación; se podría decir que un 40% del I+D que se genera es repetir cosas que ya existen”.

Otra línea de trabajo igual de importante reside en “la comercialización de las nuevas tecnologías”, que Samanta expresa como “buscar a empresas o partners idóneos que estarían interesados en tomar dichas tecnologías y llevarlas al mercado”.

Crisis del COVID 19

La crisis por el Covid-19 ha acelerado indudablemente la digitalización, pero también la colaboración. En la entrevista se pone especial énfasis en la importancia de la colaboración entre países en tema de Vigilancia tecnológica, así como para la detección no solamente de amenazas sino también de oportunidades de negocio.

Según la entrevistada, actualmente gran parte de las empresas grandes chilenas han interiorizado el concepto y beneficios de la vigilancia tecnológica. Y, en los próximos 2-3 se prevé que este logro se extienda a empresas de menor tamaño y que se lleguen a crear, además, unidades específicas de Vigilancia tecnológicas e Inteligencia competitiva en las empresas grandes.

Autora Sonia Gogova. Knowledge Management & Innovation Senior Specialist en Axis Corporate.